top of page
Buscar

Salta hacia tus sueños


 

Una vez leí una frase que se me quedó grabada en la mente desde entonces. "Si tus sueños no te asustan, no son lo suficientemente grandes". Así me siento en este momento de mi vida; asustado de estos sueños, pero decidido.


Si has experimentado anteriormente el paracaidismo o el “puenting” (salto de caída libre), comprenderá esto: cuando estás en el precipicio a punto de saltar, todo tipo de pensamientos negativos le vienen a tu mente "¿Por qué decidí hacer esto?" "Voy a morir”... [inserta el tuyo aquí].


Sin embargo, su cuerpo también se llena de adrenalina y emoción porque, al final, sabe que estará a salvo. Tienes una salvaguardia. Un paracaídas que facilitará la caída mientras admiras el paisaje, o una cuerda de bungee atado a tus piernas que evitará que te estrelles contra el suelo.


Ese mismo sentimiento de seguridad proviene del Señor. Si confías en que Él estará contigo mientras persigues tus sueños, y que aún si caes, Él será tu salvador, estarás decidido a conquistar lo que es tuyo.


Como dijo el salmista en Salmos 31:14-15a: Pero yo confío en ti, Señor; digo: Tú eres mi Dios. Mi futuro está en tus manos. Estoy frente a ese precipicio en estos momentos, asustado de saltar pero emocionado de ver lo que me depara el futuro. Emocionado porque sé que en el momento en que salte, volaré porque Dios es el viento bajo mis alas.


Terminaré con mi verso favorito, el que me anima, el que me levanta la cabeza cuando me siento abatido: Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas. Josué 1: 9.



 



4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page